Ansiedad y Yoga

Ansiedad, ¿qué me pasa?

La ansiedad es un síntoma de un Sistema Nerviosa Simpático sobre estimulado. Nos preparamos para luchar o huir de las situaciones cotidianas, sean o no realmente peligrosas. Cada vez más se ha convertido en algo que sufren alrededor de un 80% de las personas que deciden apuntarse a clases de yoga corporativo y es por eso que pasamos a escribir este artículo, para ofreceros claves y consejos a seguir dentro de la práctica.

Síntomas de ansiedad

Incapacidad de mantenerse quieto, movimientos rápidos, bruscos, sensaciones físicas desagradables que no tienen fundamentación patológica si no que están 100 % creados por la mente. Por ejemplo, sensación de ahogo o dolor en el pecho. El alumno también puede sentir hormigueo en las extremidades, manos pies y boca, adormecimiento de la cara, aceleración del corazón, etc.

Normalmente, el alumno ya ha recibido un diagnóstico por un médico o profesional de la salud autorizado para identificar que realmente es un problema mental y no un problema de salud físico, y quizás siente hace tiempo malestar en la barriga o sensación de poca claridad mental, dificultad para concentrarse en el trabajo e incluso relacionarse fuera de él.

Yoga es una terapia complementaria

Si has recibido un diagnóstico médico, lo ideal es que por lo menos en las primeras etapas, sigas a raja tabla las pautas de tu médico o terapeuta para poder bajar los niveles de ansiedad.  Si te dan medicación, puedes escoger entre tomarla o no, ten en cuenta que ese tipo de fármacos tienen un componente muy adictivo, pero en ocasiones pueden ayudarte por un tiempo a combatir tu sensación de angustia. Coméntalo con tu médico. Además de la práctica de Yoga, normalmente se recomienda seguir algún otro tipo de tratamiento para poder profundizar en los porqués y las causas, de forma que puedas solucionar este problema desde la raíz y por el momento a poder llevarlo mejor.

Yogi en la oficina

Estirarse y respirar

 

Desde nuestro punto de vista, las personas que vienen a clase con esta dolencia, son personas muy exigentes que sostienen sus emociones desde hace tiempo, que les cuesta soltar el control y/o expresar vulnerabilidad. Por ello recomendamos alguna técnica de auto conocimiento complementaria para poder desmontar nuestros patrones tóxicos y utilizar las técnicas de Yoga para fluir con el proceso y aprender a soltar.

Beneficios del Yoga para la ansiedad

  • Activa el Sistema Nervioso Parasimpatico, responsable de los procesos de relajación del cuerpo entre otros.
  • Mejora la propiocepción. Este término para entendernos en un lenguaje menos médico, es parecido a la percepción de los estímulos externos a través de los sentidos. En este caso es una percepción también, pero internamente: nos indica cómo estamos por dentro, entre otras cosas. Cuando permitimos la exploración del interior, por ejemplo al explorar la técnica de la respiración completa, el cuerpo reaprende a conectar con las sensaciones reales y no imaginarias de lo que ocurre en el cuerpo.
  • Nos ayuda en el camino del autoconocimiento. A través de técnicas de introspección  y meditación estática y dinámica, somos más capaces de conectar con nuestras emociones y también a conocer mejor la raíz de nuestro sufrimiento para poder poner soluciones
  • Es una actividad deportiva, hormonalmente genera sensación de felicidad.

Claves para la práctica de Yoga en la oficina desde el punto de vista terapéutico

Hacer un poco menos, en todo, posturas, estiramientos, excepto en una cosa,  en conectar con las emociones que vayan surgiendo. Es decir sostener un poco menos, tomar los descansos cuando se necesiten, y no forzar las posturas. En las clases de Yoga Corporativo hacemos ejercicios de contraer y descontraer la musculatura para entender cómo uno puede relajarse de una forma muy práctica.

Otra de las claves es aprender e interiorizar las técnicas de respiración que aprendemos en las clases de Yoga y los talleres de Pranayama. Llevar la atención hacia profundizar la respiración nos ayuda a enfocarnos y estar más en el presente y menos en el futuro o en los problemas.

Es importante informar al profesor de cómo estás antes de empezar para que pueda ayudarte en el proceso de ir parando el ritmo progresivamente, de forma cómoda para tus necesidades. Normalmente damos por sentado que si tenemos un problema de movilidad el profesor de Yoga lo tiene que saber para adaptar las posturas, pero también un problema de este tipo es interesante darlo a conocer.

Tomar un tiempo largo para la relajación. En algunas clases, después de un tiempo de autopráctica, los profesores dejan un espacio más libre para que cada alumno termine la sesión con aquellas posturas que no se han realizado durante la sesión pero que son importantes para la práctica de uno. En estos casos se recomienda hacer torsiones suaves en el suelo mantenidas, de cara a llegar relajado al final de la clase.

Si ves que cualquier postura te lleva a un límite que es desagradable, abandona la postura y ves a balasana a tu postura de descanso.

Por último, suelta las expectativas de tu práctica. Lo primero y principal dentro de las clases de Yoga terapéutico corporativo es estar completamente enfocado en el mejoramiento interno.

Para más información sobre este tema visita los posts:

Respiración completa

Mejorar la ansiedad laboral

Yoga para convertir la Ansiedad en Energia positiva

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s